Horseshoe Bend es altamente ``Instagramable``, pero por favor, no arriesgues tu vida por una foto perfecta.

Recuerdo que la primera vez que vi este paisaje fue en un salvapantallas. Me dije: ¡por Dios, tengo que visitar ese lugar! ¿El problema? No sabía donde quedaba.

Con el tiempo descubrí que a este impactante paraje se le conoce como Horseshoe Bend o La Curva de la Herradura y que está ubicado en el estado de Arizona. Pero no fue si no hasta que lo visité, que realicé que se trata de una belleza peligrosa.

Hace poco, me dispuse a sacar Horseshoe Bend de mi interminable y siempre creciente “bucket list”, en una unión de fuerzas con Novushoes. Sí, porque una trotamundos tiene que pisar con estilo, ¡hasta en el desierto de Arizona!

Se le llama “Horseshoe Bend” a esta maravilla geológica por la curva cerrada en forma de herradura que forma aquí el Río Colorado.  El contraste de color y texturas entre las milenarias rocas y el serpenteante río, es verdaderamente hipnotizante. Por eso no es sorpresa que en los últimos años este rincón se ha convertido en una de las atracciones naturales más visitadas de Arizona.

COSTO DE LA ENTRADA

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

Nothing, zéro, nada,….Para que veas que aún se pueden viajar y visitar atracciones increíbles que no cuestan dinero.

LA ESCALADA

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

Más que una escalada, se trata de una caminata vigorosa. Desde el estacionamiento hasta el lugar donde podrás admirar el Horseshoe Bend son aproximadamente 30 minutos. La primera parte lo harás sobre un terreno empinado de arena espesa y sin barandas de apoyo. La segunda parte es más larga e irás en bajada hasta el punto “instagrámico”.

¿QUÉ LLEVAR?

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend
Zapatillas: Novushoes.com

LLeva zapatos adecuados para caminar, nada de chancletas, ni tacones. ¿Yo? Por supuesto que no caminé allí con las fabulosas botas púrpura de la portada. Pero al igual que el Horseshoe Bend, son de una belleza inesperada. Me las puse solo para captar tu atención. ¿Lo logré?

Este es el momento ideal para empacar ese sombrero que tanto te gusta, bloqueador solar y botellas de agua. El sol es implacable y  encontrarás muy pocos lugares con sombra a lo largo del recorrido de 1.5 millas ida y vuelta.

TU, YO Y EL MORTAL PRECIPICIO

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend
Una chica arriesga su vida por una foto. ¿La ves?

Ok, Horseshoe Bend es simplemente espectacular y seguro querrás compartirlo por todas tus redes sociales, pero por favor, no arriesgues tu vida por la foto perfecta.

Fuí testigo de como varias personas se sentaban al borde del precipicio. Algunos se balanceaban sobre piedras sobresalientes mientras se tomaban fotos o el proverbial “selfie”. Una ventisca hubiera sido suficiente para hacerlos volar, sin alas.

Horseshoe Bend es glorioso, pero también muy peligroso. Se trata de un abismo abierto de 1,000 pies de profundidad y ya varias personas han muerto por arriesgarse innecesariamente.

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

En mi caso, por poco no lo veo. Luego de manejar por horas y hacer la caminata a máxima velocidad y máxima anticipación, al llegar al punto de observación, el vértigo no me permitía acercarme a mirar la famosa Curvatura de la Herradura. Tuve que ir a aclimatarme en la pequeña zona con barandilla para luego poder caminar en el área que está abierto al vacío.

LA MEJOR HORA PARA VISITARLO

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

Horseshoe Bend es hermoso a cualquier hora del día. Ahora, sí para ti lo importante es captar la foto ideal, toma nota, porque tiene su ciencia.

Si buscas que la herradura del río salga perfectamente iluminada, las horas del mediodía son las ideales. Lamentablemente el sol del mediodía sobre tu cabeza crea sombras horribles. Si deseas salir bien en esa foto, ve a media mañana, cuando el sol te ilumina de frente y el meandro del río ya no está en la sombra.

Durante las horas del amanecer y el atardecer la herradura que forma el río en Horseshoe Bend no está iluminada, pero sigue siendo un espectáculo mágico que atrae diariamente muchísimos visitantes.

CÓMO LLEGAR A HORSESHOE BEND

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

Llegar a Horseshoe Bend es parte de la aventura. Puedes manejar 4 horas 17 minutos desde Las Vegas o 4 horas y 18 minutos desde Phoenix. No te austes, ambas rutas tienen espectaculares vistas que alegrarán tu cámara y tu pupila.

Si cuentas con poco tiempo, un vuelo de una hora y 10 minutos desde Phoenix te pone en Page, para tu disfrute inmediato. Pero recuerda, cerca de Horseshoe Bend hay cantidad de atracciones, como: Antelope Canyon, Glenn Canyon, Monument Valley, Zion Canyon y otros. Ya que llegaste hasta aquí, renta un auto y aprovecha para coordinar una ruta visitando las espectaculares atracciones vecinas.

VEREDICTO TROTAMUNDOS

Mi vertiginosa visita al bello y peligroso Horseshoe Bend

¿Vale la pena ir hasta Horseshoe Bend? Definitivamente, y tus ojos nunca lo van a olvidar. Solo recuerda que es posible disfrutar de esta monumental atracción sin exponer tu vida innecesariamente. Toma todas las fotos que quieras, pero sobretodo date tiempo suficiente para disfrutar esta maravilla en comunión con la naturaleza y sin tecnología. ¡Ah, y no olvides empacar tu buen juicio!

Para que siempre sepas #dondeenelmundoestacarmendominicci…
¡Sígueme en Instagram!

Cuéntame, ¿Has visitado Horseshoe Bend? ¿Te gustaría conocerlo?

Comentarios