Viajes con gatos: ¿qué más se puede pedir?

Hay algo que me gusta más que viajar, y es encontrarme en mis viajes con gatos. Viajes y gatos? Para los «crazy cat people» (como yo) no viene mejor que esto. Sí, no alucines, ¡todos han sido de cuatro patas! Y para muestra, ¡10 fotos!

Mis amigos me bromean. Dicen que soy una encantadora…una «domadora» de gatos. Y es que mi magnetismo felino parece no tener fronteras. En cada país que visito, inexplicablemente me levanto un gato.  ¿Cómo? Afortunadamente, el lenguaje de los gatos es universal. Lo conozco desde pequeña. Y ellos, parecen saberlo.
Curiosamente, viajando he descubierto que no solo existe gente gatera, también hay países gateros. Por ejemplo, el amor de la gente en Japón por los gatos casi raya en la obsesión. En Turquía quieren tanto los felinos, que hasta los gatos callejeros están gorditos. ¡Ojala y todos los países fueran así! Siempre he creído que el trato a los animales dice mucho del corazón de la gente de un país. 
Mientras, Estados Unidos, China y Rusia tienen el mayor número de habitantes con gatos como mascotas en sus casas.¿ Será por ese el secreto para ser una superpotencia mundial?

En esta foto galería de viajes y gatos serás testigo de flechazos a primera vista, cálidos recibimientos, persecuciones, masajes, cariños no correspondidos y hasta difíciles despedidas . Cinco continentes, ni un solo arañazo (hasta ahora).

Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Gato turco dandomé la bienvenida a Estambul.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Con un michu Salvadoreño en el mirador del Valle de las Hamacas.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
¡El romance fue intenso con este gato en Córcega!
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
¡Los gatos que vi en Vietnam tenían el rabo corto y curvo!
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Este michu peruano me recibió en este mercado de artesanías.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
El mejor premio tras escalar el mirador de Petra en Jordania.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Este gato en Marruecos no estaba feliz con que hubiera interrumpido su siesta.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Mis favoritos son los gatos negros y este en Camboya parece saberlo.
Viajes con gatos: mis 10 romances alrededor del mundo
Gato israelí feliz con su masaje gratis.
Un minuto de silencio por las fotos de mis encuentros con gatos a través del mundo, que no pude capturar. Algunos, al ver la cámara huían, para que no quedara evidencia. ¡Gatos sí, pero muy perros! 

BUCKET LIST DE VIAJE PARA LOS AMANTES DE GATOS

Las anteriores fueron fotos captadas espontáneamente en países que me encontraba visitando. Ahora, si eres un gatofilo profesional es importante que sepas que existen destinos conocidos por sus atracciones felinas. 
Isla Tashirojima, Japón – Los lugareños creen que los gatos traen suerte y fortuna. Y por lo mismo, en esta isla residen muchos más gatos que gente.
Museo Hermitage, Rusia – Los gatos fueron introducidos en 1765 para controlar los ratones y aún hoy día sus descendientes se pasean por el famoso museo.   
Casa de Hemingway en Cayo Hueso – El escritor Ernest Hemingway era un amante de los gatos. Hoy día merodean por su casa los descendientes de sus gatos polidáctiles (con patas de seis deditos). ¡Hasta cementerios de sus gatos tiene!
Santuario de Gatos de la Torre Argentina, Roma – Date un paseo entre cientos de gatos y sí te animas podrás hacer un pequeño trabajo voluntario.
Mundo Hello Kitty (Malasia, Japón, China, Singapur) – Desde hoteles Hello Kitty hasta parque de diversiones Hello Kitty, la variedad es extensa para los fanáticos de la linda gatita. 

¿CÓMO ENAMORAR A UN GATO?

¿Cómo conseguí que todos estos gatos se retratan conmigo? Primero, unos parpadeos especiales para establecer conexión. Observé su mensaje corporal. Avancé lento hacia el felino solo cuando recibí de vuelta un mensaje de aprobación (vía parpadeo lento). Extendí hacia el gato mi dedo índice. Esperé que este viniera a explorarme. Una vez cerca, le rasqué debajo de la barbilla. ¡No lo pueden resistir! Ahora, de ahí, a terminar con el gato al hombro…Eso amigos, es más avanzado y no me responsabilizo por los arañazos. Jajaha!

¿Te gusta tomar fotos de tu viaje, con gatos de los países que visitas? ¡Comenta aquí abajo!

Comentarios