Berlín, Alemania

Visitar Berlín por sólo 24 horas es un crimen, pero ¡Hey, es mejor que no verla!

Si tu agenda es apretada y no te queda más remedio que visitar Berlín con poco tiempo, aquí te aviso lo que no te debes perder en esta histórica y magnífica ciudad.

Caminar Berlín es un festín para la ojos, gracias a su rica arquitectura e imponentes bulevares, pero si vas deprisa, te sugiero que tomes el transporte «Hop ON Hop Off» que por $28 recorre 18 puntos turísticos, permitiéndote subir y bajar a tu mejor conveniencia e interés. Es súper útil rentar una audio guía que tienen disponible en 13 idiomas.

Isla de los Museos

Si sólo dedicaras un día en tu vida a visitar museos, procura que sea aquí. Cinco museos de fama mundial habitan la pequeña Isla de los Museos: «Museumsinsel». Su tesoro tiene tal valor que es considerado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. No sólo encontrarás aquí pinturas y esculturas, sino que podrás ver fachadas completas de ciudades antiguas. ¿Sus estrellas imperdibles? El Busto de Nefertiti y el Altar de Pérgamo.

Muro de la vergüenza

Algo que quería ver con mis propios ojos era el infame «Muro de Berlín», que por 28 años dividió la ciudad. Me impresionó, y realmente es una visita obligada. Para esto hay dos lugares a los que debes ir: el East Side Gallery, que cuenta con 1,3 kilómetros de muro, ahora decorado con provocativos murales de reflexión política y social pintados por más de 100 artistas de unos 20 países; y el «Memorial del Muro de Berlin» (Gedenkstatte Berliner Mauer), donde podrás experimentar la ansiedad de los habitantes ante el muro, a través de fotografías, documentos, y hasta una terraza desde donde se ven los vestigios de una torre de vigilancia, las alambradas, la franja de la muerte y los muros interiores y exteriores.

Photo by Maria Tortajada

Catedral de Berlín

Una bomba destruyó su magnífica cúpula verdosa durante la Segunda Guerra Mundial pero hoy, tras su reconstrucción, la Catedral de Berlín luce tan majestuosa como cuando fue construida en 1894. Además de su imponente órgano, dentro podrás ver la lujosa entrada privada por la que la dinastía Hohenzollern (90 de sus miembros están enterrados en su sótano) accedían al palco imperial a ver el servicio religioso. Si subes los 294 peldaños de su escalera podrás ver una de las mejores vistas de Berlín, un ejercicio con doble beneficio.

Photo by: MSpiteria
Photo by: Baguggi

Checkpoint Charlie y su museo

Este fue unos de los cruces fronterizos durante la Guerra Fría entre Berlín del Este y Berlín del Oeste. Aquí muchos alemanes perdieron la vida intentando burlar a las autoridades en espectaculares huidas. Justo al frente, en el Museo del Muro están documentados los intentos fallidos y exitosos de aquel histórico drama.

La puerta de Brandergurgo

Este es el lugar donde debes tomarte la foto emblema de tu viaje a Berlín. ¿Por qué? Esta monumental puerta de estilo neo clásico construida en 1791 ha vivido su buena dosis de drama e historia. Por entre sus cinco puertas (cuya puerta central fue por muchos años de uso exclusivo de la familia imperial) desfilaron, desde un victorioso Napoleón, hasta  Adolfo Hitler y sus tropas nazis. Tras la construcción del Muro de Berlín en 1961, la Puerta de Brandeburgo quedó inaccesible para las dos Alemanias. Fue justo ahí, donde el pueblo se reunió a celebrar en 1989, la caída del Muro de Berlín. ¡FLASH!

 Dónde comer el plato típico

null

Mustafas Gemuse Kebab

En Alemania comer Donner Kebab es un deber nacional, aún cuando este popular plato de comida rápida haya sido inventado por un inmigrante turco. Si no quieres irte sin probar el que dicen es el mejor Donner de todo Berlín, dirige tus pasos hacia «Mustafas Gemuse Kebab» y prepárate para enfrentar la fila y casi 1000 calorías.

 Dónde tomarse una cerveza

null

Prater

Tomarte una cerveza y comerte unos pretzels al aire libre. ¡No hay nada más alemán que eso! Bueno, quizás las salchichas, y en este vibrante Beer Garden fundado en 1852 también las venden!

Dónde darse unos tragos

null

Club der Visionaere

Visita este divino bar con terraza al aire libre a la orilla del canal. El local está ubicado sobre un embarcadero entre la vegetación, y tanto su ambiente informal como sus sesiones de DJ lo han hecho muy popular entre los berlineses.

 Dónde mover el esqueleto

null

Cassiopeia

Berlín es la cuna de la música tecno, pero si vas a Cassiopeia, ubicada en una abandonada estación ferroviaria en Friedrichshain, podrás bailar al son de diferentes ritmos en los 3 pisos que la componen.

 Dónde escuchar música en vivo

null

A Trane

Entras y estás en uno de los mejores clubs de Jazz de Europa.  En este premiado templo de la música en Charlottenburg han tocado los mejores del mundo. Su íntimo ambiente te encantará
  • null

    Si tienes la dicha de poder pasar más tiempo en Berlín te será más barato y conveniente comprar la Berlin WelcomeCard, con la que por un precio módico podrás usar el transporte público y visitar todos los museos de la Isla de los Museos y otras atracciones por dos o tres días. Cómprala aquí.

¡Gracias por aterrizar por aquí!
Compártelo con tus amigos viajeros.

Comentarios