Estambul, Turquía

Misteriosa y fascinante, histórica y moderna, la antigua Constantinopla tiene tanto que ofrecer, que más vale que vengas con tiempo.

Si no quieres verte intentando posponer tu vuelo de regreso, tal y como me pasó a mí. 

Estas son las experiencias y lugares que no te puedes perder cuando visites la monumental Estambul:

Santa Sofía 

Me vuela la cabeza de solo pensar que este monumental edificio, de estilo bizantino, tiene 15 siglos de edad y sigue ahí, luego de ser iglesia ortodoxa, transformarse en mezquita imperial musulmana y, actualmente, en un impresionante museo.Su interior es tan hermoso, que cuando los otomanos invadieron y la hicieron mezquita, no destruyeron sus mosaicos, sino que simplemente los taparon.

Gran Bazar 

¿Te gusta ir de compras y regatear precios? Con 500 años de edad, este es el  abuelo de los centros comerciales. Más con 60 calles techadas y cerca de 4,000 tiendas, este paraíso de compras puede ser abrumador hasta para los compradores más entrenados. Alfombras, pieles, cerámicas, lámparas, especias… y todo seduciéndote bajo su antiquísimo techo.

Mezquita Azul

Imponente por fuera, soberbia por dentro. Visítala a diferentes horas (especialmente temprano en la mañana, cuando hay pocos turistas), y te maravillarás con la iluminación que proveen sus cientos de vidrieras sobre sus miles de azulejos azules. No olvides que es en una mezquita en funcionamiento, por lo que debes vestir discretamente, con la cabeza cubierta y sin calzado, de lo contrario, tendrás que usar los cobertores que te proveen en la entrada y quedarás fea para la foto.

Cisterna Basílica

Tienes que bajar a ver esta maravilla subterránea. Te Impresionará ver este gigante depósito de agua construido en tiempos del Imperio Romano, especialmente cuando sabes que a pocos metros sobre tu cabeza hay una ciudad en plena acción y un manantial que, entre gotas, te recuerda su presencia.

Las columnas que sostienen la cisterna fueron recicladas de los templos paganos, cuando la ciudad se volvió cristiana. No dejes de ver las cabezas de Medusas. Ah, olvidé decirte, que esta es la más grande de cientos de cisternas bajo la ciudad de Estambul.

Torre Gálata

¿Quieres ver todo Estambul desde un mismo lugar? Esta torre medieval tiene vistas de 360 grados. Llega temprano y sube hasta al observatorio, desde donde los comerciantes genoveses monitoreaban primero que nadie qué mercancías llegaban al puerto. Hay un  restaurante y un café donde puedes comer disfrutando estupendas vistas de los principales monumentos de Estambul.

Bazar de las Especias 

Prepárate para recibir una explosión de color en especias. Estambul fue la puerta a la Ruta de las Especias, y tal y como en siglos atrás, hoy encuentras allí las más exóticas especias del mundo. No te sorprenda que te ofrezcan té y “delicias turcas” mientras haces tus compras.

Palacio Topkapi

Desde este palacio los sultanes gobernaron por cuatro siglos el poderoso Imperio Otomano. Topkapi te deslumbrará con su lujo y belleza.

No dejes de visitar El Harem donde vivían las cientos de concubinas al servicio del Sultán en turno, ni «El Tesoro» donde encontrarás algunos de los objetos más caros del mundo.

Pasea en ferry por el Bósforo

Un crucero por el Bósforo es la mejor manera de disfrutar la totalidad de esta ciudad. Navegando este estrecho que separa Europa de Asia y une el Mar Mármara con el Mar Negro verás fantásticas vistas de los edificios más emblemáticos de Estambul.

Visita un Baño Turco

Esta es una de las experiencias turcas más auténticas que Estambul tiene que ofrecer. La ciudad tiene muchos hammams pero el  «Haseki Hürrem Sultan Hamamı», del siglo 16, y después del masaje-paliza-exfoliación que te dan allí, sales energizado y con la piel de un bebé. Hay que “empelotarse”, pero no te sientas mal, está separado por sexos y todo el mundo está como Dios lo trajo al mundo.

null
Disfruté de esta magnífica experiencia en Estambul gracias a los servicios de BarefootPlus Travel. Sus guías son graduados en turismo y conocen cada rincón y chisme histórico de esta fenomenal ciudad.
null

Cuándo visitarla

Aunque Estambul recibe visitantes todo el año, la mejor temporada para visitarla es la primavera y el otoño, cuando las temperaturas son más agradables y pueden ver más locales que turistas.

null

Cómo llegar

Las principales líneas aéreas viajan a Estambul, pero solo Turkish Airlines (premiada  mejor línea aérea de Europa) vuela sin escala desde Miami, Nueva York, Houston y Chicago hasta Estambul.

null

Dónde comer

Soy de las que piensa que las comidas saben mejor con una buena vista. Por eso en el área de Sultanahmet y sus vecindarios quise visitar estos restaurantes, que si bien tienen deliciosa comida, son las vistas que ofrecen “las que se comen el show”.

Seven Hills. Su auténtica comida turca sale con una vista de 360 grados en la que los protagonistas son el Palacio de Santa Sofía y la Mezquita Azul. No importa que ya las hayas visitado, la vista desde aquí te ofrece una dimensión más impactante

Blue House. Aparte de su excelente cocina y su fantástica vista al Bósforo y la Mezquita Azul, perfecta para ver el atardecer, este restaurante-terraza en el tope del hotel con el mismo nombre, se destaca por el servicio y calidez de sus empleados.

Olive. Este restaurante escondido en la terraza del Hotel Sultania tiene una preciosa vista al Bósforo y al palacio de Santa Sofía. La comida me pareció deliciosa y su personal, que está atento a cada detalle y pareciera que te lee la mente, es muy complaciente.

null

Dónde hospedarte

Estambul tiene miles de hospederías. Desde hoteles cinco estrellas hasta económicos hostales. Te recomiendo las que vi con mis propios y grandes ojos.

Opción Económica

Hotel Sultania – No dejes que la sencilla entrada de este pequeño hotel boutique te engañe, adentro te aguarda un tesoro. Sus habitaciones están decoradas inspiradas en los sultanatos del Imperio Otomano. Mi cama era tan cómoda que hasta fantaseé meter el colchón en mi maleta.

Tienen un spa (masajes para morir) con hammam y gimnasio, y un restaurante en el tope del edificio con magníficas vistas del Bósforo y Hagia Sofia. El servicio del personal es casi telepático.

El desayuno incluido es uno de los más completos que haya probado, y esta monumental ciudad requiere suficiente combustible para recorrerla. El Palacio de Santa Sofía está a 500 metros y el tranvía a solo 100 metros.

Opción “popof” ( lujo)

Hotel Four Seasons Sultanahmet. Sí, es un hotel de cadena, pero tiene la interesante particularidad de haber sido la cárcel donde se desarrolló la trama de la película “Expreso de Medianoche”. La prisión fue reciclada, y el resultado es un espectacular y elegante hotel 5 estrellas en el centro histórico de Estambul.

Photo taken from fourseasons.com
  • null

    Lleva una maleta extra (vacía) en tu viaje. Estambul tiene una de las artesanías y souvenirs más hermosos que he visto en el mundo. Desde coloridas cerámicas y lámparas hasta elaborados tapices y cueros, te lo querrás comprar todo y necesitarás espacio!

  • null

    Administra tus energías. La vida nocturna en Estambul es excitante y para todos los gustos, pero si visitas demasiadas atracciones durante el día terminarás acostándote temprano, mientras la noche vibra allá afuera. Yo me imaginé estrenando mi nuevo vestido negro en las noches de Estambul y el pobre regresó con todo y la etiqueta puesta.

¡Gracias por aterrizar por aquí!
Compártelo con tus amigos viajeros.

Comentarios