París, Francia

Hace unos años pocos sabían que estas fascinantes catacumbas existían, hoy día las filas para visitarlas son de ponerte a madrugar !
La primera vez que visité las Catacumbas de Paris hace 10 años se llegaba sólo preguntando. Un empleado frente a una puerta sin aviso, confirmaba que habías llegado al lugar correcto…
Mi primera visita en el 2006. Que susto!

Ahora, luego que una película sacara las Catacumbas de la oscuridad, las filas para ver este histórico y macabro lugar le dan la vuelta a la manzana. Literalmente.

¿Vale la pena hacer semejante cola? Absolutamente….Lo que verás al bajar esos 130 escalones no es la fantasía de un parque de atracciones, sino historia y realidad de la Francia de fines del siglo XVIII.

El aviso advierte: "Detente, éste es el imperio de la muerte"
El aviso advierte: "Detente, éste es el imperio de la muerte"

Estas llamadas «Catacumbas» son realmente un osario gigante ubicado en una antigua cantera abandonada que se extiende por 300 kilómetros debajo de París. ¿Quién lo diría, verdad?

Aquí, a 20 metros de profundidad puedes ver expuestos artísticamente los huesos de seis millones de parisinos que antes descansaban en sus respectivas tumbas.

Algo fascinante que aprendí aquí fue que las piedras calizas que se extrajeron de estas canteras se usaron para la construcción del Museo del Louvre y de la Catedral de Notre Dame. Seguro verás estas edificaciones con otros ojos…

¿Pero, por qué trasladar estos millones de huesos hasta esta cantera? Salubridad amigos. Las autoridades ordenaron vaciar los atestados cementerios de París, que luego de 10 siglos de uso no daban para más y además, se habían convertido en foco de epidemias para los vecinos.

¿Te imaginas el traslado de estas millones de osamentas hasta esta antigua mina? Se hacía de noche, en carretas que iban cubiertas con un velo negro y escoltadas por sacerdotes formados en procesión.  Esta misión tomó casi dos años. Ver aquello en los 1700’s debe haber sido parapélico!

Una vez depositados en la que sí sería su morada final, trabajadores colocaron los huesos y calaveras de manera creativa. El resultado fue algo entre lo romántico y lo macabro que comenzó a llamar la atención de personas ajenas a los fallecidos.

Algunas inscripciones narran de que cementerios habían sido extraídos los cadáveres y en que fecha fueron depositados en las Catacumbas.

Se sabe que desde condes hasta reyes,  la aristocracia y su corte, comenzaron a descender a las catacumbas convirtiéndose en los primeros turistas de lo macabro.
El último traslado de osamentas desde un cementerio de París con destinoa las Catacumbas fue en 1859.

En 1897 las Catacumbas fueron motivo de un escándalo cuando un grupo de burgueses, sabios y artistas celebraron una fiesta en medio de los restos.

Es fascinante saber que a pesar de que la exhibición abierta al público abarca 2 kilómetros, esto sólo representa un pequeño por ciento de su extensión total de unos 300 kilómetros de redes de túneles subterráneos. 

Se cree que ni las autoridades conocen todos los rincones de esta red de laberintos. Se han dado casos en que dueños de propiedades en la Ciudad Luz se topan con cámaras de las Catacumbas mientras realizan obras de construcción.
  • null

    Las Catacumbas no son aptas para personas con problemas de movilidad o problemas respiratorios.

     

  • null

    Si alquilas un audio guía en la entrada, por 5 Euros, podrás disfrutar de los relatos de cada cámara.

     

  • null

    Los bultos son revisados para verificar que no has removido huesos.

     

  • null

    Abierto de 10:00 am a 7:30 pm . Cerrado los lunes.

¿Te atreverías a visitar estas Catacumbas?

Compártelo con tus amigos!

Comentarios